miércoles, 24 de marzo de 2010

La Guerrilla en Málaga

Primeros días de la Guerra de España: Improvisada partida de campesinos y jornaleros andaluces, perteneciente al "Frente de las Sierras", que sería el embrión de las futuras guerrillas

La Guerrilla en Cádiz- Málaga-Granada

Cronología (Guerrilla malagueña)

• Mayo 1943: Los aliados, en plena Guerra Mundial, desembarcan en la costa nortafricana del Mediterráneo -Operacion Torch-, en previsión de una posible invasion nazi del Peñon de Gibraltar, donde liberan de los campos de concentracion franceses a los refugiados republicanos españoles, les instruyen y equipan para abrir un frente en el Protectorado y la penísula contra el ejército franquista, en el caso de que Franco acordase ayudar a Hitler en la toma de Gibraltar, y preparar una fuerza de apoyo a un desembarco aliado en la actual Costa del Sol malagueña o Almería. Se envian varios grupos guerrilleros, en unidades de 12 elementos, que desembarcan en el litoral andaluz (Nerja, Río de la Miel, Adra)


Ver mapa más grande

Descartada esta posibilidad ante la certeza de la no interveción franquista en el conflicto europeo, los aliados desembarcan en Sicilia y deciden abandonar a los guerrilleros antifranquistas a su suerte en las sierras malagueñas. Muchos de ellos optarían por quedarse en España, intentar sobrevivir y proseguir su lucha contra el régimen de Franco, con la esperanza de que con la victoria aliada en la Guerra Mundial, los aliados ayudarian a derrocar la última dictadura de Europa antigua aliada de Hitler, la franquista, y que la democracia sería reinstaurada de nuevo en España.

• Agosto 1944: Un joven dirigente del PCE, Santiago Carrillo, llega a Argelia desde Argentina y se pone al frente de la Resistencia, que contempla nuevos desembarcos guerrilleros en las costas malagueñas y granadinas, incluso el mismo Carrillo se plantea su propia incorporación a estos batallones andaluces, pero acude a Francia para parar la Operación Reconquista en el Valle de Arán (Pirineos) de la UNE, y destituir a Monzón en la dirección del PCE.

• 15 de Noviembre,1945: Un guerrillero detenido en Málaga permite capturar en la misma ciudad a Ramón Vías Fernández, jefe y fundador del Sexto Batallón Guerrillero (Málaga) de la Resistencia. Este es sometido a durísimos interrogatorios e internado en la Cárcel de Málaga de la que intenta escapar en dos ocasiones, consiguiéndolo en la segunda, protagonizando una espectacular fuga, junto con más de 20 presos, aunque es capturado de nuevo más tarde, en las inmediaciones del Hospital Carlos Haya de Málaga. Condenado a muerte, es fusilado junto con otros muchos compañeros, después de atroces torturas e interrogatorios de la BPS, que no consiguieron hacerle hablar.

• 17 de Diciembre, 1946: La Guardia Civil detiene en Archidona a 49 miembros de una organización de izquierdas. La persecución de estos grupos clandestinos opositores al Régimen franquista fomenta la incorporación de nuevos voluntarios a la Resistencia malagueña. Se inicia un apogeo de la guerrilla en las Sierras y Llano de Málaga y Granada, tras diferenciarse definitivamente del bandolerismo de supervivencia malagueño de la posguerra.

• 27 de Julio, 1948: El Sector interlímite Granada-Málaga de la Guardia Civil, junto a fuerzas militares de los Regulares africanos, que serían utilizados como fuerzas de choque, los llamados "Diez Mil", en realidad una fuerza de 1.500 componentes, son desplegados en las Sierras y Montes de Málaga, enfrentándose al Sexto Batallon Guerrillero -unos 90 hombres-, dirigido por Juan José Muñoz "Roberto", Jefe de la Agrupación G. Málaga-Granada. En Cómpeta se realizan varios combates, en los que muere un guerrillero y el soldado Alí Ben Mohamed, son heridos los regulares Lahamar Ben Mohamed y Ahmed ben Mohamed, así como dos efectivos de la Guardia Civil.

• 20 de Diciembre, 1950: Los restos del Batallón de Pablo Pérez Hidalgo, "Manolo el Rubio", -6 guerrilleros- son acribillados en una emboscada en El Chorrón, en la Serranía de Ronda, cuando trataban de iniciar su retirada, camino de Tánger, despúes de decidir el abandono de la lucha armada. Sus cuerpos son enterrados en una fosa común del cementerio de Algatocín. Estos hechos son el síntoma del declive guerrilero y la lucha desesperada por la supervivencia de los restantes guerrilleros, que se encuentran solos, acorralados por los "cordones sanitarios" policiales y aislados en la península. La consigna del Ministerio del Interior franquista es "Ni heridos, ni prisioneros".

• 29 de Noviembre, 1951: Fuerzas represivas del puesto de Torrox (Guardia Civil) rodean en el sitio conocido como Los Palagares al guerrillero Manuel Jiménez Melgares, "Luis", nacido en Güi y descendiente directo del mítico bandolero del S. XIX, Manuel Melgares. Fue prácticamente la última víctima de la Resistencia malagueña en campo abierto, quien como tantos otros, siguiendo la consigna guerrillera de no caer vivo en manos del enemigo -para evitar posteriores delaciones en los durísimos interrigatorios-, se sucida haciendo explotar una granada al verse detenido sin remedio. Para entonces, los demás batallones ya habían cesado su actividad por completo y la mayoria de sus componentes se planteaban su entrega a la Fuerza, regreso a sus pueblos o emprender el exilio al extranjero.

Mapa: La guerrilla en el sur andaluz

Principales líderes y grupos guerrilleros

"Morenos de Cortes" (Francisco, Diego y Julián Barragán). Eran naturales de Cortes de la Frontera (Málaga). La partida la mandó primero en 1939 Francisco "Benito". Su lugarteniente fué "Chato Cuarterón", que más tarde formaría su propia partida. ëstos serían los principales componentes de los "Morenos de Cortes":
- Francisco Moreno Barragán "Benito"
- Diego Moreno Baragan "Moreno de Cortes"
- Julián Moreno Barragán "Moreno de Cortes"
- Andrés Pérez
- Fernando Izquierdo González "El Guitarro"
- Diego Vázquez Duran "Porque"
- Manuel Uceda Lucas "Gordillo de Cáceres"
- José Flores García "Chato Cuarterones"
- José Guerra Galván "El Guerra"

* Según Manuel Pérez Regordan: "El Maquis en la Provincia de Cádiz"

Sus bases estaban en dos sierras vecinas a su pueblo natal: la de Los Pinos y la del Hacho. En 1941 y 1942 actuaron varias veces de concierto con otras partidas, y en particular con la de Pablo Pérez Hidalgo "Manolo el Rubio", adentrándose en la provincia de Cádiz (zona de Benaocaz, Ubrique y Villaluenga del Rosario).

Más tarde sus operaciones se extienden más hasta el oeste: por el lado de Prado del Rey y Algar. Y después hacia el sur, llegando hasta Alcalá de los Gazules, Medina-Sidonia y Jimena de la Frontera.

La sorprendente movilidad de estas y muchas otras unidades guerrilleras, por zonas no montañosas, se debía a la existencia de numerosos puntos de apoyo libertarios en casi todos los pueblos y aldeas, incluso en los cortijos. Una de las razones de esta simpatía popular era la de su fuerza disuasoria sobre los caciques y falangistas locales, que amparados por el nuevo régimen abusaban de su poder sobre los "rojos" del pueblo llano.

En el invierno de 1943-44 la partida se instala en la Sierra de las Cabras (Cádiz) y actúa por Jerez de la Frontera y Arcos de la Frontera. La partida permanecerá en esta zona hasta el otoño de 1945, en que regresa a sus bases habituales de las Sierras de los Pinos y del Hacho. En 1947 colabora activamente, especialmente en labores de aprovisionamiento, con la Agrupación de "Bernabé” (Bernabé López Calle "Comandante Abril"), de la que Pablo Pérez Hidalgo era Jefe de estado Mayor, por el sur de Grazalema (Cádiz) y de nuevo por el lado oeste de la provincia gaditana.

La partida queda integrada durante un tiempo en la "Agrupación Fermín Galán". «Benito» (Francisco Barragán) caerá junto a "Bernabé" en la emboscada de la Garganta del Jurado, en Medina Sidonia. Los restos de la Agrupación actuaron durante varios meses por su zona habitual (las estribaciones occidentales de la Serranía de Ronda), mandada por su hermano Diego. Después parece ser que los restos de la misma cruzaron el Estrecho, entre ellos Francisco López Herrera "Currito" o "Requeté", de San Roque (Cádiz) y se refugiaron en Tánger, Marruecos, donde algunos serían delatados y detenidos por agentes secretos de las fuerzas del régimen franquista y trasladados a Tetuán, en el Protectorado Español, para desde ahi ser trasladados a Algeciras, ya en la Península. Dos fueron condenados a muerte en Sevilla y murieron fusilados -entre ellos uno de los hermanos, Julián Moreno Barragán- y a uno, "Currito", le fue conmutada la pena de muerte por 30 años de prisión.

Hermanos Jurado Martín (Manuel ”Clemente”, y Antonio “Felipe”). Manuel, mientras perteneció a la organización del Llano, usó otro nombre de guerra: "Fraile". La base principal de esta organización se encontraba en Torrox (Málaga). Cuando subió a la Sierra a principios de 1945 se hizo llamar “Clemente”. Había estado encarcelado durante más de 5 años por su pertenencia al bando republicano en la Guerra Civil.

Uno de sus principales colaboradores en el Llano, cuando ambos todavía estaban en libertad vigilada, y en la Sierra, sería su hermano Antonio "Felipe". Sus primeras bases montañeras las tuvieron en Sierra Tejada (divisoria Málaga-Granada) y la zona de actuación fue la comprendida entre la citada sierra y los pueblos de Almáchar, Vélez-Málaga y Nerja.

En 1946-47 era una de las partidas mejor estructuradas y más aguerridas de la región, la que comandaban los hermanos Jurado Martín, entre otras razones porque ambos parecían poco inclinados a las improvisaciones, se sometían todos a una autodisciplina muy severa (testimonio de «Eugenio») y llevaban siempre las acciones hasta sus últimas consecuencias: "Porque, o se es guerrillero o no se es guerrillero -solían decir los dos hermanos, puntualiza "Eugenio", que fue su enlace-, y si somos guerrilleros entonces no caben medias tintas. Sobre todo cuando los que tenemos ahí enfrente no se andan con chiquitas.»

La ayuda de sus familiares y amigos contribuyeron mucho en la eficacia del grupo de los Jurado, el cual se aventuró muy pocas veces de las zonas que conocían perfectamente. Ambos hermanos estuvieron en todo momento al lado de "Roberto", y éste, en los esbozos que hizo de reorganización de la guerrilla, depositó en ellos la máxima confianza.

"Roberto" les confió el mando del Grupo de Enlace y Acción, que era algo así como su escolta personal, pero que también actuó como unidad guerrillera cuando fue necesario: en Alhama de Granada, según "Mediokilo", en Canillas de Aceituno y Antequera. O como cuando se hicieron cargo de los restos de la partida del "Centurión", que siguió actuando por su cuenta, pero integrada en el dispositivo general de la guerrilla.

Cuando "Roberto" traslada sus bases principales a la Sierra de Loja (Granada), en la primavera de 1950, una de sus unidades -el 6º Batallón- lo mandaba "Felipe" y sus operaciones cubren una área vastísima: la que va desde la zona de Loja-Salar hasta Ventas de Zafarraya, y sigue por Alhama de Granada, Játar, Arenas del Rey, Agrón y Ventas de Huelma, hasta Moraleda de Zafayona. Más al oeste, la partida de "Felipe" cubrirá otra zona que se extendía, por Algarinejo, hasta tierras cordobesas (Priego, Rute e Iznajar), y el NE de la provincia de Málaga (Villanueva de Algaida, Villanueva de Tapia, Archidona, Villanueva del Trabuco, Alfarnate, Periana y Alcaucín). Más tarde, "Felipe", al mando de un grupo de exploración (uno de los prácticos era "Eugenio"), se moverá hacia las zonas de Guadix y de Baza (más allá de Sierra Nevada; o sea, a unos 140 Kms de sus bases de la Sierra de Loja).


La unidad estaba integrada por 20 hombres y no varió durante todo el repliegue. A los 10 días de su salida de la Sierra de Játar volvían a actuar de nuevo por la zona de Alhama de Granada y las fuerzas represivas tardaron bastante tiempo en identificar a la partida. Es decir, en reconocer en ella a los hombres que se habían replegado hacia Sierra Nevada, dado que por las zonas de repliegue, en la marcha de vuelta, nadie señaló la presencia de guerrilleros procedentes de Sierra Nevada, que bajasen hacia la zona costera.

Todo indica que cuando hubo campesinos de Alhama que apuntaron "ésos son los hombres de Felipe", los guardias civiles exclamaban: "Eso no puede ser, porque la partida de Felipe ha sido aniquilada en Sierra Nevada". Y sin embargo eran los mismos, que habían conseguido realizar una de las más importantes marchas que se conocen de las guerrillas españolas de la posguerra, sin tener una sola baja, pese a que fueron localizados varias veces: una, muy cerca de Motril y dos más en las inmediaciones de Torviscón y en el Cerro de Trevélez.
La unidad de "Felipe" se salvó milagrosamente siempre gracias a la noche, ya que tras la caída del día nadie se atrevía a perseguir guerrilleros por el monte, y los de la Sierra, durante el dia permanecían quietos, completamente camuflados en el terreno y un fuerte dispositivo de vigilancia en todo su perímetro.


En 1950-51 los dos hermanos vuelven a actuar juntos, al mando del Grupo de Enlace y Acción, de la Agrupacion Guerrillera Málaga-Granada, más conocida como la "Novena Brigada" o como la llamarían sus propios componentes, la "Agrupacion Roberto" y aparecen por la zona de Vélez-Málaga-Torrox (Canillas de Albaida. Competa, Torre del Mar, Torrox, Frigiliana y Nerja). A fines de 1951, "Clemente" y "Felipe", junto con media docena más de guerrilleros, caían en una emboscada que les había tendido en Málaga el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, gracias a la activa colaboración del mismo "Roberto", una vez detenido, que mediante supuestos mensajes cifrados a través de los enlaces, los fue conduciendo poco a poco hasta la posterior emboscada, en una pintoresca operacion de contrainteligencia de la Guardia Civil.


Por tierras granadinas -particularmente en Guadix y en Pinos-Puente-, y por parte de militantes veteranos del Partido Comunista, y posteriores conversaciones del investigador José Aurelio Romero Navas con el general Prieto y otros oficiales de la Guardia Civil -en aquella época era capitán- se nos ha asegurado que la emboscada fue preparada con la plena colaboración de “Roberto” y de su compañera "La Tangerina", -a raíz de la posible delación de otra mujer, "la Cascaja"- instalados secretamente poco después de su detención en Madrid, en un gran chalet de las afueras de Huétor-Vega (Granada) y que ello fue posible como consecuencia de hondas discrepancias surgidas entre “Roberto" y el alto mando del Partido.

Por otro lado -según los testimonios de "Eugenio" y "Mediokilo"-, se desprende que .”Roberto" había recomendado la disolución de las guerrillas del monte y el incremento de la guerrilla urbana. "Roberto", confiado en que se salvaría, y presa de los halagos envolventes de sus interrogadores en aquel chalet, delató a toda su organización. Alojado secretamente por la Guardia Civil, en aquel chalet de El Limonar, seguía manteniendo la correspondencia con sus hombres simulando que seguía en Madrid, conduciéndolos, uno tras otro a las emboscadas de la fuerza. Cayeron del orden de 70 jefes y guerrilleros con este sistema.


Parece ser que "Roberto" ya había hablado de su propuesta de disolución de la guerrilla en la Sierra con varios jefes de partida, en 1950, cuando ya se había consumado el retorno de los embajadores de los países occidentales, y quedaba sin efecto la sanción contra el régimen franquista votada por las Naciones Unidas en los albores de 1946.

"Roberto”, que nunca se encontró a gusto en la Sierra, y cuya herida contraída en la Guerra Civil en una rodilla le supuso una dolorosa cojera que le impedía moverse con soltura en la Sierra, siendo un verdadero estorbo para sus compañeros en las largas marchas nocturnas, pidió la excedencia, a lo que se le respondió -siempre según “Eugenio” y “Mediokilo”- que su puesto estaba en la sierra malagueña, precisándole que en su momento ya se le llamarla, cuando procediese, para que rindiese cuentas sobre algunos puntos oscuros de sus actividades con los medios económicos de la Agrupación.

Guardias Civiles y Contrapartidas "a la espera"

"Centurión".Sus primeras actividades guerrilleras se sitúan en el verano de 1941 y su zona de actuación -y las acciones imprescindibles para asegurar la supervivencia de su grupo- es la del triángulo de las Sierras de Tejeda y de Almijar (Granada) y el pueblo de Torre del Mar (Málaga). Participa en 1944 en la recepción de uno de los primeros envíos importantes de armas, que recibieron de África en las playas de Río de la Miel, al sur de la capital de la provincia, según "Eugenio".
Las últimas acciones bajo el mando de "Centurión" se realizaron en la primavera de 1947 (Torrox, Nerja, Vélez-Málaga y Periana). Luego se sabe que la unidad -"Centurión" fue gravemente herido y murió poco después, siendo enterrado por sus hombres en el monte- la mandó "el Duende", tío de Enrique Urbano Sánchez "Fermín" -Uno de los componentes de la "Marcha de los 100 Días" -, que estaba a las órdenes de los Hermanos Jurado Martín.

"Los Pataletes" (José y Juan Castillo Vera). Eran naturales de Álora (Málaga). Fue fundada en el invierno de 1944-45 y la mandaba José Castillo Vera. En seguida se les agregaron los restos de la partida del "Tabarrito", uno de los primeros hombres que se echó al monte a principios de la Guerra Civil.

Su zona de actuación fue la de Alora-Ardales-Valle de Abdalajís, con bases en la Sierra del Hacho. Con la muerte de los dos hermanos (José, el 31 de enero de 1947, en un enfrentamiento con la Fuerza cerca de Alora, y Juan, unas semanas más tarde en una emboscada en el término de Antequera) la partida se disuelve y mientras algunos -que llevan en la montaña 8 y 9 años- deciden entregarse, los demás se incorporan a otras partidas.


"Candiles". Su jefe procedía de un grupo gaditano -mandado por "Lobato", un militante libertario que actuaba en el Campo de Gibraltar-, lo que indica que cuando creó su propia partida era ya un guerrillero con bastante experiencia.

Montó sus bases en Sierra Gorda (en la divisoria Málaga-Granada), actuando por la zona de Archidona, Alfarnate, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Riogordo y Colmenar. Esta zona fue una de las primeras que las autoridades declararon, "zona reservada" -equivalente a "zona de guerra"- en el país. "Candiles" y varios de sus hombres murieron en una emboscada, en el Cortijo del Cuartillo, de Riogordo, a primeros de diciembre de 1950.

Diego “El de la Justa”. Este guerrillero difícil de clasificar como tal representa un caso más de la huída a la Sierra, producto de la injusticia social de aquellos tiempos. Originario de Teba (Málaga) donde todavia se le tiene un buen recuerdo de hombre honrado y trabajador, siendo muy apreciado por sus paisanos que le recuerdan con respeto. Diego, un simple trabajador del campo sin una adscripción politica definida, arrenda en la zona de la Cuevecilla cercana a Teba unos terrenos baldíos a Pablo Ramos, un cacique local, a quien paga puntualmente su arriendo. Con mucho esfuerzo y trabajo Diego logra limpiar aquella tierra sin aparente valor, a la que sabe sacar una utilidad agrícola para poder alimentar a sus cuatro hijos y su mujer.

El señorito Ramos, en vista de la "recuperacion" milagrosa de aquel terruño, decide quitárselo a Diego "El de la Justa" sin ninguna compensacion moral ni economica, con lo que Diego se resiste e intenta defender el producto de su trabajo. Una mañana, Diego, apercibido de que venia el tal Pablo Ramos armado para echarle de sus terrenos, le sale al encuentro entablándose una discusión en el que el cacique resulta muerto, y Diego comprende que su única salida está en echarse a la Sierra, como tantos miles de hombres y mujeres de la época.

Diego aparece como "hombre de la Sierra", en los comienzos de 1940, por la zona de Ardales y Teba, con bases en la Sierra del Valle de Abdalajís. Todos los pueblos de los contornos fueron literalmente trillados por “Diego”, que había sido trabajador temporero y que conocía los más importantes cortijos de aquella región como su propia casa.

Mientras tanto, su mujer e hijos tuvieron que soportar las frecuentes visitas y maltratos de los guradias civiles y falangistas, que los sometían a constantes humillaciones e interrogatorios, durante todo el tiempo que Diego estuvo en la Sierra.

En Álora oímos hablar bastante de este jefe de partida. La mala uva que algunos le atribuyen -a él y a otros jefes de partida, en las cuatro esquinas del país- no era, por lo regular, más que la consecuencia de las tremendas injusticias soportadas durante largos años, cuando no por generaciones enteras de jornaleros del campo.

Recuérdese: a veces los jornales trabajados en un año no llegaban a cien, el hambre y la miseria eran la forma de vida habitual, y la otra cara de la injusticia -la contrainjusticia, como diría monseñor Heider Cámara, obispo del brasileño Recite- es que la violencia que se desató a la sombra de la Guerra Civil -la "ira violenda", al decir del ilustre y valiente prelado del Brasil- y que protagonizaron los hombres de la Sierra, cayó alguna vez sobre los justos y no sobre los pecadores. Los caciques campaban a sus anchas y su palabra y capricho eran la ley local, pues en aquellos tiempos el término municipal de Teba y sus tierras cultivables, por ejemplo, estaba prácticamente repartido entre tres grandes familias propietarias.

La peregrinación laboral de "Diego el de la Justa", en su época de jornalero, le había permitido anudar buenas relaciones con muchos cortijeros, pues tenía fama de hombre trabajador y servicial, lo cual le iba a permitir más tarde disponer de innumerables ayudas y de puntos de apoyo durante algo más de 9 años de vida guerrillera en la Sierra, puesto que cayó en plena Sierra de Ortégicar, a fines de mayo de 1949, en combate, cercado por las fuerzas represivas, junto con varios de sus hombres, después de una gran operación anti-guerrillera en la que se desplegó un gran número de efectivos de la Guardia Civil.

Nos comentaban varios vecinos de Teba que su cadáver, cargado en un mulo fue paseado por su pueblo natal como un trofeo de caza, ante el estupor de sus vecinos, siendo éste zarandeado y escupido por los caciques y falangistas locales, hasta el punto de que un teniente de la Guardia Civil, indignado, se dirige a uno de esos "valientes" espetándole: "Deja tranquilo a ese pobre hombre que ya es cadáver, que si tú hubieses tenido sus cojones, podrías haberlo demostrado capturándolo tú mismo allá arriba, en la Sierra"

"Narbo". Se formó en el verano de 1939 y tanto el jefe de la partida como sus lugartenientes -los hermanos Chicón- eran naturales de Antequera. La zona de sus acciones está al sur de su pueblo natal: por Villanueva de la Concepción, Casabermeja. Colmenar y Agujero. “Narbo” fue detenido, juzgado y fusilado a fines de 1940. Los hermanos Chicón se hicieron cargo de la partida, que sería literalmente exterminada en el otoño de 1941 por tierras granadinas.

"Rubio de Brecia". El campo inicial de esta partida fue la zona de Coín (1941), uniéndose poco después a la de "Mandamás", que había sido creada unos meses antes. Sus operaciones alcanzaron los pueblos de Alhaurín de la Torre, Cártama y Alhaurin el Grande, antes de moverse hacia Peñarrubia y Teba. Tenían sus bases en la Sierra del Valle. En 1943 forman de nuevo dos partidas, dada la importancia de sus efectivos (alrededor de 100 hombres).

Rubio de Brecia se estableció durante varios años en la Sierra de Abdalajis. En el invierno de 1944-45, "Mandamás" organiza otra partida por su cuenta. Entre sus hombres encontramos a los hermanos "los Cazalleros". Mientras tanto, "Rubio" se desplaza hacia la Sierra de Cortégicar y desde allí opera por la zona de Tolox, Alozaina, Yunquera y Casarabonela. A mediados de 1946 regresan a sus bases de la Sierra de Abdalajis, en la que sería muerto en un apostadero de la Guardia Civil a primeros de diciembre de 1946. El resto de la partida fue perseguida y exterminada en unas pocas semanas.

Partida de "Mandamás". Fue formada a principios de 1941 por un ex sargento republicano natural de Tolox (Málaga) fugado de un destacamento penitenciario de la provincia de Huelva.

La partida tenía sus bases en la Sierra de Mijas. Antes de unirse al grupo de "Rubio de Brecia", estuvo actuando por la zona este de Málaga (Alhaurín de la Torre, Churriana, Cártama, Mijas, Alhaurin el Grande...).

Cuando vuelve a formar de nuevo su partida -en 1944-, actúa de nuevo por su terreno habitual, la Sierra de Mijas y alrededores, ya que, como las propias autoridades reconocerán, la partida estaba profundamente enraizada entre los habitantes de la zona, gozaba del apoyo y respeto populares, y era muy difícil sorprenderla.

"Mandamás” cae en julio de 1947 y entonces se hace cargo de la partida "Salvador", uno de los "Cazalleros". A partir de esa fecha -y durante algo menos de un año- se la conocerá por la partida de "los Cazalleros", puesto que en ella luchaban también otros dos hermanos de Salvador: Fernando y Juan, oriundos todos de Cazalla de la Sierra (Sevilla). La partida sigue actuando por la zona que se extiende desde Tolox hasta Alhaurín de la Torre. En la primavera de 1948, y en la Sierra de Mijas, son cercados por fuertes destacamentos de fuerzas represivas, y en los fuertes combates mueren todos los hombres de la partida.


Otras Partidas: La de los "Collares" (Hermanos Benítez), "Casares", o "Tejerina", "los Asturianos", "Chaparro", "Chato Cuarterón", "Perejil", "Carasucia", "Calderilla", la de los Hermanos Muñoz Taboada, "Nene", "Soldados de Mollina", “Pellejero”, “Sevilla” y "Tejero".


*Gentileza de nuestro colaborador, "amanuense electrónico", Alberto Bru, basado en las investigaciones de Pons Prades y testimonios orales recogidos por Txema Prada

2 comentarios:

  1. Con respecto a la publicación realizada el miércoles, 24 de marzo de 2010, titulada “La Guerrilla en Málaga” me gustaría comentar las siguientes aclaraciones:
    Juan Castillo Vera “el patalete” muere el 12 de agosto de 1946 en al finca de Rando, en Alhaurín el Grande.
    José Castillo Vera “el patalete”, fue asesinado en el cortijo del Chopo de Abajo, el 31 de marzo de 1950, en Álora, Málaga.
    Francisco Brecia Burgos “rubio de brecia” y Juan Calderón Ramos, del Valle de Abdalajís, mueren en un enfrentamiento con la Guardia Civil en el Cortijo el Granadillo, el 3 diciembre de 1946. En el enfrentamiento también mueren tres guardias civiles.

    Si necesita cualquier otra información, puede ponerse en contacto conmigo.

    ResponderEliminar
  2. Al comprobar los datos en los documentos que tengo, he de rectificar el dato proporcionado anteriormente sobre Juan Castillo Vera "Patalete", la fecha de su muerte fue el 11 de agosto de 1945 y no el 12 de agosto de 1946.

    ResponderEliminar

Guerrilleros